• Mayra Mendoza

Un 21 de agosto de 2003 el Senado convertía en ley la anulación de las leyes de Obediencia Debida



Y Punto Final.

Esta derogación fue una de las primeras políticas impulsadas por Néstor y marco un largo recorrido en la lucha por la Memoria, Verdad y Justicia.